Con el fin de reactivar la economía boliviana golpeada por el COVID-19, el Gobierno ha lanzado este miércoles el ambicioso Programa Nacional de Reactivación del Empleo para «preservar» al menos 3 millones de fuentes laborales con la inyección de un millonario fondo que se canalizará principalmente mediante cuatro programas.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, anunció que con estas medidas “se reactivarán los sectores golpeados por el COVID-19” a través de recursos del Tesoro General de la Nación (TGN), créditos internacionales y emisión de bonos.

“Se crearán cuatro fondos de garantías que facilitarán y garantizarán el acceso a créditos a micros, pequeñas y medianas empresas”, indicó y destacó que “las empresas y las familias podrán reprogramar créditos ya contratados y acceder a nuevos”.

A su turno, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Oscar Ortiz, puntualizó que los objetivos del plan son inyectar capital a los productores y las empresas; crear empleo intensivo en las obras públicas, incentivar el emprendimiento y la compra estatal de productos bolivianos y “ahorrar en gastos innecesarios del Estado”.

Programas

Mediante decreto, el Gobierno ha creado el Programa Directo de Empleo que tiene como objetivo “brindar oportunidad laborales temporales” a los desempleados y estará a cargo del Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS) en coordinación con el Ministerio de Trabajo y las alcaldías y las gobernaciones.

“Inicialmente recibirá una transferencia de Bs 100 millones para crear 50.000 empleos por mes”, contó

Financiamiento para reactivación y preservación del empleo que incluye “cinco herramientas financieras”, entre ellas el Fondo de Reactivación Post COVID-19 (FORE) que alcanzará los Bs 12.000 millones con el cual se apoyará el sistema financiero para reprogramar créditos para preservar los empleos.

Se suma el Fondo de Garantía Sectorial (Fogasec) cuyos recursos alcanzan a Bs 1.100 millones de para créditos destinados a las medianas empresas.

Un tercero es el Fondo de afianzamiento de las Mipymes, otro fondo de garantías constituido con Bs 120 millones para financiamiento del sector.

También se alistan Bs 500 millones para el Fondo de Garantía para el Crédito de Vivienda Social y Solidaria para la adquisición de un inmueble con créditos de hasta Bs 150.000, unos $us 21.700. El plan también contempla préstamos para mejora o ampliación de hasta Bs 70.000.

Ortiz además anunció que el Gobierno desarrolla una nueva normativa para la “titularización de la cartera de créditos de vivienda” a fin de que se puedan generar Bs 8.000 millones de bolivianos adicionales para que la banca cuenta con la liquidez necesaria.

El Gobierno también gestiona un proyecto de ley para transferir los Bs 13.800 millones del proyecto de la Planta de Propileno y Polipropileno a las arcas nacionales que «están inmovilizados hace cinco años» en el Banco Central de Bolivia.

A ello se suman los $us 1.500 millones de créditos internacionales que están pendientes de aprobación.

Otras medidas

El Gobierno además trabaja en normas para reprogramar los créditos. En ese marco, ha definido un plan sectorial, por ejemplo para el sector agropecuario, las cooperativas, la minería chica y el turismo.

«Se va financiar al 3% de interés paquetes de turismo interno a fin de dinamizar la economía del sector», contó Ortiz.

Asimismo, por los próximos 12 meses se comercializará la gasolina de aviación (jet fuel) al precio nacional para las rutas internacionales con el fin de «sostener» los vuelos internacionales una vez que se levanten las restricciones.

Gobiernos subnacionales

Asimismo, se generará un Fondo de Sostenibilidad Financiera para las alcaldías y gobernaciones y se dará prioridad a la inversión pública en función a la cantidad de empleos que genere.

Redacción Ver.bo

Fuente: Agencias